Hospital CIMA en Costa Rica   Clínica Integrada CIAP

Menu

Blog

Etiquetas

Categorías

Archivo

Los Artículos más vistos

Búsqueda de Artículos

Artículos

Rol Social de la mujer profesional en la actualidad y su relación con la maternidad

  • 13/07/2016 14:13:00
  • View Count 630
  • Return
Rol Social de la mujer profesional en la actualidad y su relación con la maternidad

1. En 1990, la tasa de natalidad era de 3.2%,  hijos por mujer y ahora cayó a 1.9 hijos  ¿Cómo ha influido lo anterior en el rol social de la madre?

La revisión histórica del concepto de maternidad demuestra las transformaciones que ha tenido esta noción a lo largo de la historia, y sus consecuencias en el ejercicio de la crianza. Estos cambios reflejan la influencia de procesos culturales, que se juegan en el intercambio social, quedando de manifiesto que lo que se considera como válido en un momento determinado proviene de tradiciones, que tienen contextos temporales, y que van generando grandes cambios en el proceso del tiempo.

La era postmoderna parece ofrecer un escenario nuevo a los esfuerzos de la mujer por superar su situación en relación al hombre. La identidad de madre como una única posibilidad de SER  se relativiza y pierde centralidad. El valor de la mujer deja de estar puesto casi totalmente en la procreación, tareas que empiezan a ser consideradas como opciones a las que se puede renunciar. Sin embargo, no está claro que se haya desvanecido la identidad madre-mujer o que se la haya liberado de demandas milenarias, concediéndole una valoración que parece haber quedado perdida en algún momento muy remoto de nuestra historia. Presenciamos entonces la caída en el MITO DE LA MUJER MADRE y cae el paradigma: Quién no es madre, no es mujer, cae el mito de la mujer frágil, emotiva, inocente, dependiente, necesitada de protección, sexualmente pasiva, se construye esta pasividad no natural y sí cultural afín de convertirla en partenaire más que en protagonista y en soporte-garante de una virilidad activa: la del otro que la descubrirá, su esposo.

Pero gracias a lo acontecido el 18 de agosto de 1960 (Se pone a la venta la primera píldora anticonceptiva en la historia) las cosas cambiaron radicalmente. Desde entonces, la mujer pudo adueñarse de sus deseos y pasar a decidir cuándo, cómo y con quién relacionarse, a partir de ese momento, la mujer tuvo la posibilidad de dejar de ser objeto en una relación para pasar a ser un sujeto de ésta, activa y participante. Esta ruptura con un pasado opresivo e ignominioso merece que la fecha sea recordada como un hito revolucionario de nuestro siglo. Una mujer que conquistó el poder de disponer de sí misma, de decidir sobre su cuerpo y su maternidad, el derecho al conocimiento y a desempeñar cualquier actividad.

2. Tiene la mujer profesional más tiempo para los hijos, para ellas, para la pareja? 
Con relación a esta pregunta podemos asistir a distintos escenarios posibles:

  • Madres agobiadas y deprimidas por el exceso de responsabilidad, confusas frente a los múltiples roles que deben desempeñar (profesional, laboral, familiar, de pareja, social), de visiones que deben enfrentar, exigidas a dar respuestas eficaces.
  • Madres participantes en ambientes profesionales, que adquieren nuevos repertorios para desenvolverse y crean espacios de experiencia e interacción, alcanzando nuevas comprensiones para los temas de la vida cotidiana, de la crianza, de su rol de madre, de actor en la sociedad y de sí mismas, abriéndose paso hacia nuevos "valores" de autorrealización y autosatisfacción, donde el rol materno parece tener un espacio, como otros muchos que le ayudan a complementarse. 
    Es en esta eterna búsqueda del equilibrio para mantenernos como mujer, madre y profesionales es donde la vida se nos complica, pero como nos encanta el desafío, es lo que nos mantiene vivas y donde encontramos la felicidad.

Es en las pequeñas cosas donde las buscamos: la risa de los hijos, el abrazo de nuestro compañero, una congratulación del jefe, la luz de las velas en una noche de amor, ver, crecer y compartir la vida de los que amamos. Preferimos la combinación de todas estas actividades antes que la satisfacción total de una sola. Nos desafiamos a nosotras mismas, nos proyectamos, nos convertimos en madres, pero también en grandes profesionales y sobre todo, en mujeres que luchan en todos sus ámbitos.

3. Por que las mujeres postergan su maternidad?

La noción de maternidad muestra una evolución histórica, particularmente en relación con la imagen de mujer y las nociones de crianza, esto ofrece nuevas direcciones a la concepción de maternidad que se construye en el diálogo colectivo y a la definición de la mujer tanto frente a sí misma como frente a la cultura.

En este contexto se desenvuelve la madre postmoderna, con nuevos parámetros de evaluación, nuevas formas de participar en el juego social, la maternidad queda menos señalada como única condición definitoria del sí mismo de la mujer y de su valor como persona.

La mujer entonces busca desarrollarse (como pareja, profesional o trabajadora) abriéndose a los nuevos ofrecimientos sociales, renunciando o postergando la procreación y la maternidad. Ser mujer, madre y profesional es todo un desafío. La vida nos ha cambiado y queremos afrontarla desde todas las aristas posibles, buscando un equilibrio.

4. En la actualidad Cúal es el rol social de las madres?

Se ha pasado de la familia modelo tradicional donde la mujer tiene un gran poder de decisión, incluso se asiste a la caída de la figura masculina, y la mujer como protagonista. En muchos casos vemos a mujeres jefes de hogar donde tiene que suplir ambos roles por la ausencia real del padre o por la incapacidad de tener como pareja un ser activo, empoderado en su masculinidad. Encontramos entonces una mujer que se apropia de sus deseos sexuales y se expresa activamente, ella personifica una figura femenina con capacidad de autodeterminación y autoafirmación siendo ella presentada también como una mujer autónoma y una madre poderosa.

Las mujeres de hoy ni siquiera se preguntan si tienen que elegir entre la vida profesional y la vida personal, como sus madres o abuelas. Hoy vivimos naturalmente las dos cosas. Las mujeres de hoy sabemos que no somos ni inferiores ni superiores a los hombres, sino más complejas, multidimensionales, y multifuncionales.

Afirmamos en nuestro día a día, la necesidad y la posibilidad de que hombres y mujeres podamos combinar la vida profesional con la vida personal. A nuestro modo, tratamos de reconstruir una sociedad desunida, terminando con la vieja polarización sobre fuertes y débiles cada uno por su lado.

5. Las prioridades de las madres según su edad ( mama joven, mama adulta, mama adulta mayor, una lectura psicológica) 

Ser madre Joven: 

La joven madre o embarazada, necesita de un apoyo adicional, ya que se enfrenta a un cambio de vida y nuevas responsabilidades que hasta el momento, eran proporcionados a ella por sus padres.

La familia juega en estos casos un lugar preponderante, ya que tener un hijo, no significa que se está preparada para ser madres, las jóvenes van a necesitar una ayuda para poder asumirlo, y nadie mejor que las personas que lo rodean para hacerlo.

El adulto debe de tener paciencia para poder ayudar a la joven a salir del impacto, ya que muchas veces la primer reacción puede ser el rechazo al bebé, ya que él significa la claudicación a muchas de las cosas que tenía planeadas, sus ilusiones, proyectos. La ayuda económica, es fundamental pues a esta edad no se está en capacidad para asumir este rol. 

Hay que tener mucho cuidado de no tomar el lugar de ella, sino ayudarla a que poco a poco vaya asumiendo su nuevo rol. 

  • Mama adulta ( Por desarrollar)
  • Mama adulta Mayor ( Por desarrollar)

Share

Rating

0 ( 0 reviews)